29 abr. 2013

Cosas (in)útiles: lavabos portátiles - reductores


Hay una serie de objetos que en las tiendas intentan hacerte creer que serán absolutamente imprescindibles en el momento que seas madre y tengas la criatura / las criaturas en casa. Tengo que reconocer que en estos tres años hemos tenido de imprescindibles, otros que no nos dejamos engañar y otros... que sí.

Este es el motivo de esta serie. Quiero dejar muy claro que encontraréis cosas que a nosotros nos han funcionado (o no), que nos han sido útiles (o no) o que les hemos sacado provecho (o no). Espero que (eso sí), os sea útil por si estáis embarazados... o si ha de hacer regalos, que también ayuda ir un poco pistado.

Reductor lavabo – orinal portátil: PRÁCTICO 
(calificación ***)




Ese momento. Ese momento en el que empezaba la operación "fuera pañal durante el día". Aquella etapa donde constantemente estás preguntando: "¿Tenéis que hacer un pipí?". En aquel momento compramos un lavabo portátil que al mismo tiempo era un adaptador para la taza del inodoro. Lo llevaba el cochecito por si acaso (y además, venía con unas bolsitas de plástico para "cositas" más sólidas). Como lavabo portátil podría deciros que lo usé en contadas ocasiones. Como adaptador de la taza del inodoro, en casa aún ahora lo usamos y ha dado muy buen resultado. Fue una compra útil y sobre todo, práctica.



Podéis consultar otros artículos de la serie: 

La Babycook
Las hamacas
Los sacos Grobag
Los dosificadores de leche y cereales


25 abr. 2013

¿Olímpicos campesinos? ¿Campesinos olímpicos?

Estel, a la izquierda, nuestra campesina particular. Ona escogió dar una vuelta en bici, bien equipada


Este año, este P4, estamos absolutamente entretenidos. En la escuela funcionamos por proyectos, y al inicio de curso, la clase de Ona eligió el proyecto de Las Olimpiadas. Y en la de Estel, son los campesinos. Más diferentes no podían ser.

Ona se conoce todos los deportes, ha ido a ver esgrima, tenis de mesa, baloncesto en silla de ruedas... se ha convertido en nuestra experta deportista, y cuando hemos podido, hemos ido a ver baloncesto y waterpolo. Y ahora, todos los padres de la clase, para participar aún más en el proyecto de los niños, estamos organizando unas Olimpiadas de cara a final de curso. Ya tenemos 6 comisiones en marcha y pronto volvemos a tener reunión.

En la clase de Estel han plantado en el huerto, han regado plantas, han cocinado diferentes verduras en el aula, y han visto muchos animales de la granja. En la clase ha habido gallinas, perros, han ido al huerto del abuelo de uno de los niños de la clase y allí han visto más caballos, vacas y corderos. Por nuestra cuenta queremos ir también a una granja, a ver como hacen quesos. Menos mal que no me ha pedido tener una vaca en casa...

Lo que más me gusta de la escuela es la implicación de toda la comunidad en los proyectos de cada una de las clases. Lo que más me gusta de los dos proyectos es que son tan diferentes y que Ona y Estel se explican la una a la otra las cosas que van aprendiendo. Y comparten sus conocimientos. Todos nuestros centros de interés este curso giran alrededor de sus dos proyectos y ellas están contentas y orgullosas de explicarnos cosas. ¡Y es fascinante la cantidad de cosas que aprenden! El año pasado tenía una ratoncita y una hormiga. Este año, una campesina y una olímpica. Y sobre todo, dos niñas con ganas de aprender muchas cosas y descubrir el mundo que las rodea. Y eso sí que no tiene precio.


21 abr. 2013

Libros, rosas, dragones, caballeros y princesas


Sant Jordi es una fiesta especial. Siempre me ha gustado, aunque normalmente no puedo disfrutarla demasiado porque es un día de mucho trabajo, programaciones especiales, etc... Con la llegada de las niñas, lo volvemos a vivir intensamente porque en la escuela se lo hacen vivir también de una manera muy especial. Y claro, si papá se llama Jordi, aún más. Este martes, sin embargo, tendremos un día tan denso que no lo podremos celebrar juntos. Así que este fin de semana, a pesar de la tos, mal humor y que hemos dormido bastante mal ... hemos hecho un intensivo de dragones y dragonas, de princesas, de cuentos de caballeros, de San Jordis y de libros ...

Seguramente el blog no se actualizará hasta el miércoles, pero no queríamos dejar de desearos que paséis un buen SANT JORDI!


18 abr. 2013

Érase una vez... una dragona




Estamos a las puertas de Sant Jordi. Las niñas ya hace días que lo viven intensamente en la escuela. Esta semana han podido llevar disfraces de princesas y caballeros. Incluso dragones tenemos en las aulas.

Y por mucho que a Ona y a Estel les encante vestirse de princesa, y pintarse coronas en la cara... también les gusta cambiar de rol. De modo que, como me ha explicado Estel esta tarde, ha dejado de ser la princesa y ha sido una caballera muy valiente. Jugaban todos los niños de la clase y "yo era una caballera que leía muchos cuentos en lugar de pelear con el dragón". Al anochecer, mientras jugábamos, me ha pedido que le hiciera un dragón con piezas de Lego. No sabía demasiado cómo lograrlo. Tengo que confesar que no soy nada habilidosa. Pero nos ha quedado una dragona bonita, ¿verdad? Y aunque saque fuego por la boca, no os asustéis. ¡Es muy simpática!

16 abr. 2013

El máster inacabado

Ona. Tiene 4 años y 4 meses.
Domingo iba vestida así:

Leggins. Eran unos pantaloncitos que llevaba cuando era pequeña. Talla 24 meses. Por la tarde se puso una falda corta. 36 meses.

Camiseta manga larga arrapada al cuerpo. Talla 4-6 años.

Camiseta manga corta encima. Talla 8 años.

Braguitas: Talla 5 años.

Zapatos: por la mañana zapatillas de verano, un número 29. Tarde, zapatos más cerrados, talla 28.

Perdonad, pero no lo entiendo ni lo consigo controlar. Este es, sin lugar a dudas, el temario del máster de maternidad que más me cuesta. Cuesta estudiar cuando el tema de las tallas no tiene ninguna lógica, y encima, tienes que aprender cada marca y cómo funciona cada cadena de ropa. Porque además, resulta que cuando finalmente cuando eran pequeñas encontraste que una tienda se adecuaba bastante al cuerpo de tus criaturas, resulta que cuando son mayores cambian de modelo y ya no funciona. Venga, a empezar de cero. Al principio, cuando eran bebés, me volvía loca. Me habían dejado mucha ropa y la tenía organizada por tallas. Pero resultaba que la talla de tres meses no era para cuando tenían tres meses. Cuando les iba a poner esos pantalones tan bonitos ... ¡ya les iban pequeños! Y es un tema tan incomprensible, que aún ahora tengo que ir a comprar con ellas e ir probando toda la ropa, porque las tallas y los patrones... no sé cómo están hechos.

No sé, puedo entender que hay niños más grandes, más pequeños, más altos, más bajos, más delgados, más gordos,... pero no me parece normal la combinación de tallas que llevaba Ona. A ver, que quizás es muy complicado que las marcas y el mundo de la moda se pongan de acuerdo... quién sabe, ¡quizás sería más fácil hacer las criaturas a sus medidas! ¿Soy yo o también os cuesta acertar a la primera?

14 abr. 2013

Subir y bajar

Estel: "Mamá... ¿por qué sube y baja?"

Ona: "Son cosas que hacen los columpios"

:-)

11 abr. 2013

Los niños y el fenómeno "fans"


Ya hace algunos años leí el libro NO LOGO, de Naomi Klein, sobre el poder de las marcas. No lo compré, era de mi marido, que es educador y sociólogo, especialista en sociología del consumo, y este es un tema que le apasiona. Recuerdo que hablamos mucho, porque yo "me engancho" fácilmente y soy muy "fan" de determinadas cosas, en cierto sentido. Él no. No es un gran seguidor de ningún grupo de música en concreto, ni se apasiona con alguna series televisiva, por ejemplo. Recuerdo que uno de los aspectos que más me atrajo del libro era el hecho que analizaba cómo las marcas miran "de pillar" a sus usuarios desde pequeños. Venía a decir que "si haces fans o creas la necesidad de una marca desde pequeños, tendrás al consumidor enganchado toda la vida". A partir de aquí, ponía el ejemplo de la ropa, y como una compañía tenía la línea de ropa de bebé - niño - adolescente y adulto (todo bajo nombres diferentes) para tener "un cliente fiel" toda la vida.

He recordado estas reflexiones porque este fin de semana hemos vivido un momento de esos que les gusta tanto a las niñas. Una librería de Sabadell llevaba a Peppa Pig a la tienda y los niños se podían hacer fotos con ella. ¿Podríamos decir que son o fueron fans? Seguramente si analizo el concepto "fan" en las niñas, su primer "ídolo" debe ser Mic (un personaje de TV3). Peppa también les gustó mucho ... pero para quien sentían devoción era por Scooby Doo. De momento, podríamos decir que sus referentes han sido los mismos. Con Scooby también coincidieron en Semana Santa del año pasado y se emocionaron muchísimo. Con Peppa no tanto, pero estaban encantadas de hacerse la foto.

En este caso, y ya que estamos a dos semanas de Sant Jordi, el objetivo de vender libros parece cumplido, y de hecho, la cola frente a la librería fue impresionante. Pero recordando NO LOGO, te das cuenta que el fenómeno “fan” provoca que tus compras estén condicionadas. Si estoy pensando en comprar una camiseta: entre la camiseta A que vale 5 euros y tiene un dibujo muy bonito y una camiseta B con Peppa Pig en la parte delantera que vale 15, las niñas no dudarán y sin mirar nada elegirán a Peppa. Objetivo comercial conseguido. No hablamos ni de precio ni de calidad. Sólo del dibujo.

Y me empezaron a salir preguntas: ¿Podemos evitar este fenómeno? ¿Cómo y dónde se ponen los límites? ¿La solución es únicamente cerrar la tele y que no tengan ninguna referencia? ¿Como se compagina con los inputs que reciben en la escuela por parte de sus compañeros, por ejemplo? (Porque las niñas no han visto nunca las Monster High, pero resulta que, ah sorpresa, sí saben quiénes son). ¿Hasta donde los aislamos? ¿Es bueno o no que lo hagamos? ¿Podemos "combatir" el intercambio de información que llegan a tener en la escuela? ¿Los estamos convirtiendo en pequeños consumidores por el hecho de comprar unas zapatillas con Mickey o un pijama con Peppa o con Hello Kitty? ¿Hay un límite para la "normalidad" y / o el pasarse de la raya? ¿Somos más o menos buenos / mal padres para comprar algunas de las marcas o algunos de los dibujos? ¿Nuestros límites los ponemos dependiendo del grado de transmisión de valores que creemos que tiene un cierto dibujo / marca?

Cito NO LOGO: "No es un secreto que las marcas se han vuelto más invasoras. Baby Gap y Gap Newborn desarrollan la conciencia de la marca en los bebés y los convierten en pequeños anuncios ambulantes ".

Sabéis... Al final, acabo pensando que como todo en esta vida, es una simple cuestión de sentido común y de medir las cosas. Ni todo es blanco, ni todo es negro. Vosotr@s... ¿cómo lo veis?



8 abr. 2013

Viajar con amigos... y con hijos

La hija mayor de nuestros amigos nos dibujó así durante el fin de
semana. ¡Genial resumen! ¡Qué estilo! ¡Gracias preciosa! 

Viajar con amigos no es fácil. No me refiero sólo a hacer un viaje de los de aventura, o de estar en un mes fuera en un camping, haciendo un safari o un trekking. Viajar con amigos puede significar un fin de semana en un apartamento a 40 kilómetros de casa. Siempre se ha dicho, y estoy de acuerdo, que puedes tener una gran amistad con una persona (o con una pareja, o incluso un grupo de amigos), pero que sencillamente, a la hora de viajar no hay manera de que "aquello" funcione. Es verdad. Puedo hacer fácilmente la lista de personas con quienes sé que puedo ir de viaje y con cuáles no. Y esto no daña de ninguna manera la amistad, sólo que el ritmo interno de un viaje / estancia requiere ciertos elementos que hay gente con la que los tienes... y gente con la que no. Estoy convencida que, como yo, a lo largo de vuestra vida habéis tenido sorpresas agradables y desagradables. Y lo digo partiendo de la base y sabiendo que las personas cambiamos y evolucionamos y por tanto, las cosas que nos eran válidas 15 años atrás ahora quizás ya no nos sirven.

Pero… ¿y si además añadimos a los hijos? Los propios y los de los amigos…
Ahhhhh .... Entonces la cosa aún puede complicarse más y ser una bomba de relojería. Las tensiones pueden ser aterradoras. No es fácil compaginar maneras de hacer, horarios, reacciones, ritmos, organización de actividades, intereses, timmings, barreras de límites y paciencias, sufrimiento por el “que pensarán” o juicios sobre lo que haces o hacen ... La lista podría ser interminable. Más de una amistad se habrá roto o enfriado después de un viaje. Y muchas otras salen reforzadas.

Estos días de Semana Santa los pasamos con unos amigos que tienen dos hijos, y forman parte del reducido grupo de personas con quienes sé que podemos irnos juntos sin problemas. Porque las cosas fluyen. Y la palabra clave es confianza y obviamente, unas afinidades labradas a través de los años. Cuando estamos juntos agradezco las conversaciones, los consejos, las bromas, los buenos momentos... Ahora, ya sólo pensamos en el fin de semana que queremos pasar, también juntos, en nuestro ventoso y querido San Pedro Pescador.

Y vosotros... ¿qué experiencias has tenido a la hora de viajar con amigos... y los hijos? ¿Nos queréis contar vuestra mejor y/o peor experiencia?

(El artículo es mi colaboración mensual con DE TÚ A TÚ)

4 abr. 2013

Una excursión a Verdú



Hoy os propongo una salida divertida, interesante y en definitiva, un día para pasar con la familia. ¡Nosotros ya lo hemos hecho y os lo recomendamos!

Un día en Verdú:
El "descubrimiento" lo hicimos gracias a los amigos de Ecotallers. Verdú es un pequeño pueblo al lado de Tàrrega, pero permite hacer multitud de actividades. Ante todo se puede dar un paseo turístico con La carreta, tirada por caballos, donde se da una vuelta por el pueblo. Desde arriba, descubriréis que Verdú tuvo una de las ferias de caballos más importante del Estado y que venía gente de todas partes, una feria que daba un dinamismo muy importante hasta los años 70. A las pequeñas les encantó la carreta y el caballo, "Sam". Le dieron comida y agua y ¡hace una semana que hablan de ello! Pero luego, se puede ver el Museo de Juguetes y Autómatas (fundado en 2004 en un edificio del siglo XV con más de mil juguetes), ver el Castillo de Verdú (el edificio más emblemático), hacer una visita temática del oficio de la cerámica y ver las tiendas ceramistas (el signo de identidad de esta cerámica es su color negro), poder ver las viñas o el poblado ibérico de los Estinclells. Nos lo pasamos muy bien e hicimos una buena comida. ¡Os lo recomendamos!

Por si os interesa, en Ecotallers hacen una oferta de todo el día a muy buen precio.

WEB: www.ecotallers.com
Reservas: 630687839 (Montse)
Mail: montse@ecotallers.com



2 abr. 2013

"Un jardín para mamá"




Ona me ha regalado este jardín. Lleno de flores.

"Huelen muy bien, ¿verdad, mamá?"

Y ha escrito su nombre para que no me olvide quién me ha hecho este dibujo. Y el mío, para que no lo pierda.

Lo tengo colgado en el trabajo, junto a mi mesa. Y sólo mirarlo, una sonrisa  me ilumina el rostro.