30 dic. 2012

Mirando hacia adelante. Feliz 2013



A finales de año no suelo hacer listas. Me resulta complicado ponerme retos que sé, de cierto, que no cumpliré. Al menos la mayoría. Hace mucho tiempo que no celebro Nochevieja "a lo grande". Pero sí lo veo como un momento para hacer balance del año que dejamos atrás y las perspectivas que tenemos por el nuevo.

No os quiero aburrir con mi balance de este 2012, que a pesar de las pequeñas alegrías del día a día (y también sus penurias), diría que ha sido un año gris. No hablo a nivel personal, porque no sería ajustarme a la realidad. Pero ha sido triste, al ver cómo esta crisis económica afecta a miles y miles de personas en todos los países mientras los que son directamente responsables, continúan tanto tranquilos. Es difícil no conocer casos de gente afectada directamente por esta situación. Creo que no hemos tocado fondo, y hay que ver cómo esta sociedad hace frente a este panorama. Porque tal y como se están haciendo ahora las cosas, no saldremos de esta...

No creo que en 2013 sea demasiado mejor. Pero intento que mi mirada al año que comienza sea lo más clara posible. Sé, que como nunca anteriormente, tengo que disfrutar cada instante y encontrar el mejor en cada momento. Exprimir cada regalo de la vida, cada risa de Ona y Estel, cada mensaje compartido con todos vosotros ...

Que tengáis una buena entrada de año. Y que en 2013 lleve serenidad y un poco de alegría a todas las familias que lo necesitan. Un beso enorme.

26 dic. 2012

Un regalo muuuuuuuuuy inesperado


25/12. Día de Navidad. Acabamos de comer en casa mi hermana y Estel dice que quiere quedarse a jugar con las primas y también a dormir. Ona dice que no, que quiere ir con papá y mamá. Vamos a casa a buscar 4 imprescindibles. Estel está feliz jugando y recogiendo en casa de su tía y no se echa atrás. Ona tampoco. Están las dos muy emocionadas. Es bueno que quieran hacer cosas diferentes. Estoy segura que hoy les costará ir a dormir temprano. Mi hermana me cuenta que Estel se ha zampado dos canalones para cenar, un helado y que después aún tenía más hambre (¿dónde se mete la comida, esta criatura?). Yo también voy a dormir tarde. Tengo trabajo atrasado. Pero estoy agotada. Además, al levantarme cada día laborable a las 6 de la mañana, provoca que los fines de semana mi reloj interno también me haga levantar temprano. Voy a dormir con la perspectiva de que no dormiré mucho.

26/12. Día de San Esteban (festivo en Cataluña). Me levanto con la sensación de haber tenido un sueño extremadamente reparador. Miro el despertador. No puedo creerlo. Son las 09.40h. ¿Y Ona todavía está durmiendo? ¡Es increíble! Me lo vuelvo a mirar porque es inverosímil. ¿Y yo he podido dormir todas esas horas seguidas? Sí, sí, es cierto. Hacía años que no pasaba. Al cabo de un rato me llama mi hermana. Estel no hace demasiado que se ha despertado, contenta y feliz. Se despierta Ona. Volvemos a llamar a casa mi hermana para que las peques se quieren decir "buenos días".

Hoy hemos tenido un regalo inesperado. Inesperadísimo. Como todos los regalos sorpresa... son los mejores. No ha sido un regalo material, sino físico y mental. Señores y señoras... eso sí que es un regalo. Para todo los demás, como decía aquel anuncio... Mastercard!


23 dic. 2012

¡Feliz Navidad!




















Las pequeñas llevaban unos días avisándonos que nos estaban preparando una sorpresa, un "secreto". El viernes llegaron a casa con estas postales y recitando un poema. Así que nosotros tambien os deseamos FELIZ NAVIDAD Y 2013 BESOS PARA EL AÑO QUE VIENE!!

16 dic. 2012

¿Los terribles 40?



Hace unos días vi el señal y pensé que se refería a mí. Mañana (17 de diciembre) acabo los '30' y empiezo con los 40. Hay gente que lo vive como una cosa tremenda. ¿Los terribles 40? No. Es un año más.  Y además... la cosecha de 1972, ¿está bastante bien, no?

13 dic. 2012

Un cúmulo de celebraciones


Se me acumula el trabajo y me quedan pocas horas. A mediados de diciembre siempre me pasa lo mismo. Además, este año he llegado más apurada que nunca. 

Ona y Estel cumplen 4 años este sábado. Pequeñas, se me hace difícil resumir lo que siento cuando pienso que ya hace 4 años que llenáis nuestra vida al 300%. Cada día que pasa aprendéis más cosas, tenemos unas conversaciones más interesantes y divertidas, las anécdotas son cada vez más enrevesadas, divertidas y fascinantes... y cada día que pasa, este vínculo tan especial es más fuerte. Entre nosotros y entre vosotras. El viernes estaremos en la escuela para celebrarlo en la clase con vosotras, por la tarde nos pondremos a hacer pasteles y preparar la gran fiesta que haremos el sábado con las familias de las dos clases (à la próxima semana explicaremos el 'a veces difícil’ tema de las fiestas infantiles cuando tienes gemelos) y el domingo con toda la familia. Se me hace difícil deciros tantas cosas, amores... quizás dentro de unos días encontraré las palabras. 


En el mes de diciembre-enero de hace dos años nació este blog. La invasión twin empezó como un hobbie, un intento de explicar nuestra vida con gemelas. Y se ha convertido en un hobbie que me ha permitido conocer muchísima gente interesante y con muchos temas en común. Sólo por eso ya merece la pena. Quería daros un regalo sorpresa, un pequeño proyecto que tengo muchas ganas de poner en marcha... pero tendremos que esperar un poco más. Los dos últimos meses no han sido fáciles, ni tranquilos, y no ha habido manera de dedicarse a ello. Todo llegará. 

Y la última celebración. El mío, de cumpleaños. El lunes, 17 de diciembre, cumplo 40 años. Quizás sí que en los próximos días me tocará también analizar qué significa y cómo me veo. 
De momento no tengo demasiado tiempo para pensar en ello. ¡Tengo que preparar pasteles!

11 dic. 2012

Guerra de trincheras


Veníamos de tres semanas especialmente duras y sólo nos faltaba una guerra de trincheras para acabarlo de rematar. De trincheras, sí, de trincheras. Cuando justo crees que has avanzado dos metros y que has reconquistado terreno, el enemigo se multiplica y te obliga a replegarte. Vuelve a empezar de cero, pero vuelves a avanzar por sobre terreno enemigo. Y aunque día a día ganas pequeñas batallas, la guerra continúa. Y a partir de ahora, siempre estaremos en pie de guerra. El enemigo, por pequeño que sea, no da tregua. Y no se agota nunca. Su espíritu de supervivencia y persistencia es impresionante. Y yo tengo pocas armas. Vinagre, tratamiento farmacéutico y un peine especial. Me daba pánico, lo confieso. Pero ya hemos estado en plena batalla y he visto cara a cara al enemigo. Ahora lo reconozco. Y tengo ganas de eliminarlo para siempre.

Cosas que hay que saber:
Los piojos son unos insectos que se alimentan de sangre y viven en el cabello humano. Las liendres son los pequeños huevos, de color blanco, que se adhieren a la base del pelo y en 7-10 días se convierten en piojos. Se contagian por contacto, principalmente de cabeza a cabeza. Prefieren las cabezas limpias, de modo que su presencia no significa falta de higiene. El principal síntoma son los picores. Hay que examinar minuciosamente la raíz de los cabellos, y hay que mirar atentamente la nuca y detrás de las orejas.

Cosas que hemos aprendido:
El primer día a las niñas les hizo mucha gracia eso de poner estos tratamientos, gorros de plástico en la cabeza y esta pinta tan especial. Pero fue el primer día y punto. Después se agobiaron muchísimo con todas las inspecciones, revisiones ... y creo que odian el peine, el peine anti-liendres. Importantísimo: de acero inoxidable y sobre todo, pasarla inexorablemente por todos los cabellos y sin dejarse ni uno. Yo también la odio. Nunca me había "picado" tanto la cabeza como estos días. Nunca había tenido tanta angustia. Pero a veces, cada día es una pequeña victoria.

9 dic. 2012

El viaje del Tió




Lo teníamos todo preparado. Hacía días que les decíamos que el Tió ya debía haber salido del bosque donde vive durante el año para venir tranquilamente a casa. Y esta mañana, cuando íbamos a salir para ir a pasear, se lo han encontrado en la puerta, frente al ascensor. Han quedado paralizadas, pero han sonreído, y han ido a abrazarlo directamente. Emocionadas, han ido a buscar la alfombra que le ponemos debajo y ya le han buscado su lugar en el comedor. Se han preguntado si tendría hambre. Hemos pensado que no, que sólo come por la noche, y que ya le prepararán algo de cenar.

Hemos cogido el coche y sus conversaciones han girado todo el tiempo alrededor del Tió. Estel piensa que estaba muy cansado, pero Ona no lo ve tan claro: "Yo creo que debe haber venido en coche". "No puede ser, porque tiene patas y ha venido a pie y no podría coger el volante", le responde Estel. Hemos llamado a toda la familia para explicarles que el Tió ya ha llegado a casa. ¡No sé si podremos aguantar tanta excitación hasta Nochebuena!

El Tió, este simpático tronco, es una tradición con siglos de historia en Cataluña, que a día de hoy, es la que más "atrapa" a Ona y Estel. ¡Les encanta! Tradicionalmente podía ser un tronco, o una cepa, pero ahora se ha convertido en un personaje con cara, ojos, boca y barretina. Unos días antes de Navidad se empieza a engordar, y así, en Nochebuena le daremos golpes con el bastón, cantando la tradicional "Caga Tió, avellanas y turrón, si no quieres cagar... ¡varapalo va!” (Una de las múltiples variantes de la canción). Tradicionalmente, el Tió cagaba pequeños regalos, como barquillos, turrón o pequeños juguetes. Ahora mucha gente lo aprovecha y hace algunos de los grandes regalos de Navidad. En casa, el Tió lleva sólo algunos regalitos, porque nosotros esperamos los Reyes con mucha ilusión. Y además, Ona y Estel nacieron a mediados de diciembre, por lo tanto, se acumulan demasiadas cosas ;)

5 dic. 2012

¿Qué dices que has comido?




Viernes por la tarde. Saliendo de la escuela.

- Estel, ¿qué has comido hoy que no me acuerdo? (típico momento que has pensado hacer pasta y pescado para cenar y resulta que es justamente lo que ha comido para el almuerzo. ¿No os ocurre a menudo, esto?)
- Alioli, mama.
- ¿Perdón? ¿Que dices que has comido?
- Alioli, mama.
- Estel, no puede ser...
- Sí, tenían carne dentro y nos han puesto tomate por encima.
- Ah, raviolis, amor, se llaman raviolis

:)

PD. Ya me veo inaugurando una sección dedicada a estos grandes momentos y conversaciones que nos regalan los más pequeños. La primera de Estel también fue de antología… Fue La verdad sobre perros y vacas. Y Ona me emocionó en La mejor cena del mundo.