30 jun. 2011

La verdad sobre las clases pre-parto


En la primera visita al ambulatorio, la comadrona me pareció un encanto. Me inspiraba confianza. Lástima que al cabo de unas semanas me la cambiaron y la que nos enviaron ... sinceramente ... era como no tener comadrona. Me gustaría pensar que es una persona que en un momento en el que vas muy perdido, te orienta, te soluciona dudas y te responde a preguntas que pueden parecer absurdas pero que a ti en ese momento te parecen trascendentales. Pero no fue exactamente así ...

Y eso que yo hacía el esfuerzo de tomarme en serio las clases pre-parto. Pensaba que me enseñaría cosas prácticas y podría hacer algunos ejercicios para tratar de desinchar las manos (estaba harta de tenerlas en remojo con agua y sal). La primera clase sí pareció que sería práctica ... sólo que cada clase era igual y no aportaba nada que realmente fuera interesante. (Por cierto, que en las clases post-parto pasó exactamente lo mismo). Además, cada vez que contaba algo, yo me sentía que me faltaba información. Siempre tenía que repreguntar: "Perdona, y eso en caso de gemelos ... ¿como se hace? O ¿como es mejor que lo organice? ". Y era cansado, porque curiosamente y extrañamente, sólo había unos gemelos en ese grupo. Entonces ... ¿porque seguir yendo a las clases (que eran un esfuerzo brutal, porque con el barrigón, ir de casa al ambulatorio era duro y me cansaba mucho ...)?

Básicamente porque sirvieron para crear la red más práctica de todo el sistema. Conocer un grupo de mujeres fantásticas que estábamos embarazadas del mismo tiempo y que fuimos pariendo gradualmente, con pocas semanas de diferencia. Con algunas nos encontramos en las clases post-parto. Y un grupo de estas madres todavía ahora nos seguimos viendo y seguimos aportándonos la información más valiosa. Realmente, fue lo único bueno que salió de la comadrona. Como no podía hacer comparaciones, en ese momento no sabía si era buena o mala, pero yo ya veía que no estaba sacando nada bueno. Y lo terminé confirmando la noche del 14 de diciembre de 2008, el día que ingresaba para el parto. Resulta que el hospital, cuando les dije de qué ambulatorio venía, todo el mundo la conocía. ¡Que suerte la mía, eh!

27 jun. 2011

El negocio twin (2)


Cuando esperas un bebé descubres unos pasillos de los supermercados por los que nunca habías pasado. NUNCA.  Seguro que también os ha pasado. Yo, por ejemplo, no tengo animales. Tampoco paso casi nunca por el de comida de perro. Recuerdo la primera vez que circulé por el de babies . Estaba embarazada de cinco o seis meses  y empecé a mirar los precios y productos de pañales, leches y "potitos", porque tenía la sensación de que a aquellas alturas ya debería saber todas estas cosas. Aquí sí que hay un máster poco explotado.  Recuerdo que salí con un dolor de cabeza impresionante y preguntándome porque debía servir todo aquello, y preguntándome porque nadie me había explicado nunca porque servían y como se utilizaban.

Cuando esperas un hijo (y cuando son gemelos la cosa se ​​multiplica exponencialmente) ... todo son másteres. El máster del cochecito, el máster de los camitas, del calientabiberones, el extractor de leche (nos lo dejaron y lo utilizamos poquísimo) ... Pero aquí pudimos romper con algunos de los preceptos de la invasión twin, que como comentaba antes, también se basa en el negocio twin. Se trata de poner una madre de gemelas en tu vida. Alguien que ya sabe por dónde estás pasando. “Mi" madre de gemelas (podría llamarse mi consejera-twin ) es la persona que nos dio (y sigue dando) los consejos más prácticos y sinceros durante todo el embarazo y a partir del nacimiento de las niñas. Vernos con ella era como tener una bola de cristal para observar el futuro y saber cómo nos encontraríamos al cabo de unos meses, al cabo de un año. Y también gracias a sus consejos y a la cantidad de cosas que nos pasó (material, ropa, electrodomésticos ... y por encima de todo ayudarnos a tener los pies en el suelo y ver como te quieren hacer comprar de todo y más) los gemelos que quieren dominar el planeta no lograron todos los ingresos económicos que esperaban de nosotros.

Por suerte, no se nos pasó por la cabeza comprar un compactador de pañales (? ¿) Y mil y otros trastos que se pueden encontrar en el mercado y los escaparates. Por eso desde ese momento, pienso que sería una gran idea que cuando te diriges al ambulatorio, cuando te ves con la comadrona, hubiera una especie de red de madres y padres de gemelos para poder hablar de los miedos, la práctica y todo lo que te pasa por la cabeza cuando has de ser padre por primera vez ... y te vienen dos de golpe. Estaría muy bien que las comadronas lo hicieran. Dejadme que haga referencia a La historia interminable para decir que la mía era otra historia. Y que tendremos que contar en otra ocasión.

21 jun. 2011

El negocio twin (1)

En abril de 2008 nos encontrábamos en una especie de punto muerto. Queríamos cambiar de piso, pero para ir a vivir a Estrasburgo, en Francia. O quizás nos comprábamos una autocaravana y nos íbamos dos años a viajar. O nos decidíamos e íbamos a buscar un hijo. La verdad es que no lo teníamos muy claro. Incluso en broma (no sé porque digo esto, porque no era en broma), la hija de unos amigos hizo de mano inocente para ver si podíamos colocar todas estas ideas en orden. Lo hicimos dos veces, y en ambas ocasiones, el tema hijos era el último de la lista. Y mira por dónde ... fue el primero. 



Ante estas incertidumbres, las utilizamos para anunciar a la familia que esperábamos gemelos. Les dijimos que nos habíamos hipotecado, '¡y de qué manera!. Todos cayeron. El paso siguiente era preguntarles si querían ver el mapa de nuestra hipoteca y les enseñábamos la ecografía. "Veis la manchita?". "Y algunos respondían ... hay dos! ". Sí, sí ... dos manchitas. Son gemelos. Fue la locura de la familia (supongo que la mitad ya daban por hecho-dábamos, me incluyo-, que eso de los hijos no era para nosotros). Poco podíamos imaginar que la "bromita" de la hipoteca sería absolutamente premonitoria. 

Pronto descubrimos que la invasión twin se basa en el negocio twin. Cochecitos dobles, cunita, cunas, sillas para coche, hamacas ... pero no sólo eso, sino que cada uno de estas operaciones requiere su máster correspondiente. Es fascinante ver la cantidad de cosas inútiles que se pueden llegar a vender a unos padres embarazados. Me gusta pensar que el hecho de esperar gemelas nos hizo tener los pies en el suelo en muchas cosas y darnos cuenta en que habíamos de relativizar muchas otras.

20 jun. 2011

"Nena, debes estar a punto, ya, ¿verdad?"."No, sólo estoy de cinco meses"


En su afán por dominar el mundo, los gemelos cuentan con la ayuda - o control -   inestimable de gobiernos, empresarios y científicos. Pero básicamente tienen una red a nivel raso que ejecuta su trabajo muy bien hecho.Te localizan cuando estás embarazada y es en este periodo cuando intentan llevar a los máximos niveles su misión. 

No hay un perfil tipo, pero he detectado que suelen esconderse bajo la apariencia de señoras de unos 50-70 años que sólo verte, te identifican como "portadora de gemelos". Y su trabajo básico es asustarte. Primero empiezan atacando tu punto débil ..."Ay, niña, ya estás a punto, ¿no?.Con esta barriga, ¿verdad? ".Y tú, con tu mejor sonrisa respondes: "No, no ...sólo estoy de 5 meses ".Y delante de la cara que te hace todo el mundo cuando contestas esto, caes en la trampa.Te ves en la obligación de dar explicaciones: "Es que llevo gemelos". Ya está. Los agentes infiltrados te empiezan a contar que también han tenido gemelos.Y que cuando estés de 8 o 9 meses ya no te podrás ni mover.Pero que después llegará el peor.Que si esto, que si aquello ...

Debo reconocer que tuve un buen embarazo (piernas y manos hinchadas, poca movilidad a partir del sexto mes y algún que otro susto), pero aún así no lo pasé mal. Sólo que siempre le había tenido pánico al embarazo y estas conversaciones no me ayudaban mucho.

Y es que nueve meses de embarazo dan mucho de sí. Al margen de los agentes infiltrados en formato señora mayor, también se presentaban en formato de otras mujeres embarazadas. Hacen comentarios referentes a que ellas ya notan cómo se mueven los bebés.Y tú piensas: "Yo llevo dos y no noto nada ... supongo que lo notaré, ¿no?". Que si ya tienen la habitación preparada ...y toda la familia pidiéndote que quien compra los camitas, el cochecito o quien compra las hamacas."No quiero pensar en ello todavía". Más cosas para preocuparte ...que si mejor que tomes esto, que andes después de cenar (¡como quiere que me vaya a pasear por la noche con este barriga!), que si baños de agua con sal porque tengo las manos hinchadas ...  

Mi gran pregunta es: ¿Qué pretenden los gemelos con este intento tan claro de asustar a los futuros padres? ¿Qué ganan? O en realidad no son agentes de la invasión twin y son de alguna otra agencia para darnos herramientas para protegernos? Y si hay otros padres de gemelos que ya se han organizado para denunciar la invasión?

14 jun. 2011

"Ya puede sentarse". "No, gracias, ya veo bien la pantalla".




Uno de los momentos más delirantes y chocantes en todo el proceso twin es justo el momento en que te dicen "llevas dos". Y además te lo dicen con esa naturalidad aplastante mientras no tienes ni idea de si te va a coger un colapso o qué va a cogerte. De hecho, yo ya estaba bastante asustada sólo de pensar que estaba embarazada (me daba pánico). Y encima siempre tienes una amiga medio "bruja" que en broma te suelta: "¿Te imaginas que fueran gemelos?". "Ala, ¡ni se te ocurra!".

Volviendo atrás en el tiempo, me acuerdo claramente cómo estaba tumbada en la consulta de la ginecóloga. Que hizo entrar a mi marido ...


-Ya puede sentarse.
- No, gracias, ya veo bien la pantalla desde aquí-le responde él-
-Mejor que se siente
-Mujer ... tenemos que estar mucho rato? -Pregunta un poco flipado-
- Siéntese, que su mujer ya está estirada - ella medio mosca-


Pobre - la ginecóloga-. Se lo debía imaginar desmayado en el suelo nada más terminar de pronunciar la palabra gemelos. "Sí, estás embarazada, confirmadísimo ... y veis esto? ". (Pregunta que en todo el proceso y tras nueve meses de embarazo aún considero absurda, porque nunca he visto ni he entendido casi nada en las ecografías). "Esto son dos bolsas ... son gemelos. Vaya espera, déjame comprobarlo ...". Tengo que reconocer que en este momento sí que dejé de respirar. "Sí, sólo son dos". Si me salen tres quizás sí que me hubiera desmayado.

"Todo está bien, de momento". Y ya está. Un cuarto de hora después de llegar a la consulta, salimos con unas ecografías y hechos un manojo de nervios. Me reúno con la amiga "bruja" y le suelto la noticia. Y sí, todavía recuerdo el ataque de risa que le dió. Vuelvo al trabajo ... no puedo concentrarme. Yo, la que no tenía nada claro eso de tener hijos ... ¡gemelos!. A media tarde recibo un SMS de mi marido. Que extraño. "¿Cómo estás? Yo estoy de los nervios ". Yo más, pienso.

Soy de aquellas personas que no había creído nunca en esas frases lapidarias tipo "mi vida cambió por completo el día que fui a la universidad ... o que me casé ... o me divorcié". Hasta el 16 de mayo de 2008. El día que supe que esperaba gemelos.

2 jun. 2011

¿Formamos parte de la invasión?


La primera vez que se nos ocurrió pensar que todo esto era una conspiración... lo hicimos en broma. “Yo creo que nos ponen alguna cosa en la comida... no se entiende que haya tantos gemelos. Alguien debe estar interesado en que suba la natalidad”. Y nos reímos. Pero día a día, cuando salimos a la calle y en diez minutos nos cruzamos con diez cochecitos dobles, nos miramos y nuestra cara denota nuestra preocupación.

Cada día que pasa estamos más convencidos de la existencia real de la conspiración. Por ahora ningún gobierno la ha denunciado, ni tan siquiera hablan de ella abiertamente. Pocos especialistas ni investigadores se atreven a plantearlo. Ni siquiera nosotros tenemos prueba alguna. No sabemos quién la orquesta, porque ni con qué intereses. Pero la conspiración existe. Los gemelos / gemelas / mellizos / mellizas quieren dominar el mundo y están llegando a todos los puntos del planeta. ¿Os suena? “Qué ilusión, ¿esperáis gemelos? Mi vecina también”. “En la escuela hay 4 parejas de gemelos… en la misma clase”. ¿Os dais cuenta? Han llegado a todas partes… y no ha hecho nada más que empezar. La invasión twin es una realidad. No podéis negarlo. Sólo tenéis que abrir los ojos cuando estéis dando un paseo por cualquier pueblo o ciudad.

Cuaderno de bitácora
Prácticamente sin saber cómo, nosotros también hemos pasado a formar parte de la conspiración. Soy madre de mellizas. Sí, me ha tocado. Des de estas crónicas queremos detallar todos los elementos que nos hacen denunciar esta invasión. Queremos contaros como nuestras dos hijas han cambiado nuestras vidas. Y como nuestra vida, ya no sería lo mismo sin ellas.